Balthus.

Balthus

Cuadros fundamentales para entender la historia de la Pintura.

Pudimos hacer esta publicación gracias a las pequeñas donaciones ¿Cómo se sostiene 3 minutos de arte?

 

Thérèse (1938). Balthus (Balthasar Klossowski).
Óleo sobre cartón montado sobre madera. 100,3 cm x 81,3 cm.
Metropolitan Art Museum. Nueva York.

 

Balthus es uno de los pintores que, en medio de las vanguardias modernas, tiene un estilo muy personal, figurativo (un lenguaje más clásico que el de otros grandes de su época).

La fuerza de su obra se da por el constante choque de opuestos: la serenidad y el silencio contra una tensión extrema, momentos de cruda realidad en medio de un clima onírico (como si fuera un sueño). y la pureza y la inocencia en contrapunto con un erotismo perturbador.

La obra que elegimos es parte de una serie de diez retratos, pintados entre 1936 y 1939, de su joven vecina Thérèse. El contraste de pureza y carga erótica es el tema que dispara a Balthus a la fama y lo convierte en uno de los pintores más controversiales del siglo.

Balthus es tan admirado como criticado: esa inocencia ambigua y provocativa le ha valido la acusación de ser un pervertido.

El artistta admite que una de sus obras más conocidas, La lección de guitarra (pintada antes de esta serie, en 1934), sí es una obra obscena (la profesora de música toca a la niña). Y cuenta que su intención en realidad era causar un gran escándalo para poder vivir de la pintura rápidamente. Eso sí, de las demás obras dice: “Mis niñas sobrepasan la condición mortal, exaltan la vida con la tensión de su carne, con la luz que las rodea”. El artista considera que su búsqueda es de pureza y no de perversión.

Pero haya dicho lo que haya dicho, la controversia sigue.

La obra de Balthus con las niñas puras y perturbadoras son las disparadoras de una discusión fundamental: ¿el arte tiene que ser moralmente correcto? ¿El arte debe ser cómodo? ¿Debe evitar enfrentarnos con nuestros miedos y con nuestras zonas oscuras?
Hace poco, en 2017, para otro retrato de Thérèse que pertenece al mismo museo, donde a la niña se le ve la ropa interior y tiene una carga erótica mayor a la del cuadro de esta publicación, se juntaron en su momento miles de firmas en una petición para que el museo contextualizara la obra, para que pusiera una advertencia al público que dijera que podría resultar ofensiva.

El museo se negó rotundamente, sosteniendo que el arte tiene derecho a inquietar y el espectador tiene derecho a inquietarse, y nadie puede condicionar a aquél que se va a enfrentar a una obra de arte.

El arte sucede cuando un artista tiene libertad de expresar, y cuando al mismo tiempo el espectador tiene libertad de experimentar emociones frente a esa expresión.

 

Si quieres leer sobre temas relacionados, te recomendamos algunos links:

Un recorrido por los años treinta del siglo XX.

La pintura figurativa.

Las vanguardias.

Un grupo importante de pintores figurativos del siglo XX.

12 retratos de diferentes estilos del siglo XX.

Recuerda que también puedes encontrar más material utilizando el buscador de la página.

 

Te invitamos a suscribirte gratis al newsletter de 3 minutos de arte, para recibir por correo anticipos y material exclusivo.
Nuestra mirada: Manifiesto del optimista.
El proyecto 3 minutos de arte.
¿Quieres apoyar a 3 minutos de arte?
Categorías: Cuadros Fundamentales

1 comentario

José Luis Moreno · 14 enero, 2021 a las 8:08 am

Por Amor al arte…

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.